Toque Joven es un reto y una auto-evaluación diaria en la radio (Fotos)

La radio es cada día un reto a la creación y a la imaginación del artista que la produce, es un trabajo de equipo, donde todos somos protagónistas, importantes, imprescindibles. De eso me convenzo cada minuto cuando dirijo un programa, pero hay uno que es muy especial para mí, Toque joven o “Toke Joven” como se empeñan los muchachos en escribirlo en esta era donde Cervantes hubiera muerto de un infarto ortográfico.
Vuelvo al tema, este programa creado por Ana Mary Miló hace 9 años ha sido una escuela para jóvenes que han llegado hasta el para materializar un sueño. Por lo general el acercamiento a la radio es para hacer locución pero esta realizadora vueltabajera buscando integridad y descubriendo pasiones les enseña a redactar, escribir guiones, grabar, editar y hacer entrevistas, posibilitando que la iniciativa y la creación artística se desarrollen en cada uno de ellos.
El programa sale al aire de 7.20 a 8.58pm, pero a las 6.00 de la tarde todo el equipo comienza el trabajo de mesa en un ambiente muy agradable. ¡Señores! No es fácil controlar en cabina a unos 10 o 12 muchachos queriendo hacer historia. Algunos podrán decir que es imposible, pero cuando se trabaja por guión, con un tema y una línea dramatúrgica definida, el trabajo es una delicia.
Ahora, hay cosas que son inviolables en esta labor en equipo, el trabajo de mesa al inicio que ya mencioné y el resumen del programa una vez terminado, momento en el cual se estimula, se llama la atención sobre los errores, con nombres y apellidos e incluso pueden ocurrir sanciones internas para miembros del colectivo. Nadie se pone molesto, por el contrario te “exigen” las deficiencias para no volver a cometerlos en la próxima emisión.
Ana Mary Miló nos propone por casi 10 años un proyecto que siempre se ubica entre los 5 mejores programas de la radio en Pinar del Río, además de legarle al medio, directores, guionistas y locutores jóvenes.
Yo, me siento muy satisfecho de ser parte de este proyecto y de dirigirlo cuando su creadora no puede hacerlo por diversas razones. También es un compromiso, porque no puedo permitir que baje una decima de calidad. Toque Joven es un reto y una auto-evaluación diaria en la radio.

1 DSC04810 DSC04811 DSC04817 DSC04828 DSC04829 DSC04830 DSC04833 DSC04834

Joseíto Fernández, de la “GuajiraGuantanamera” a la eternidad

Una de las canciones más famosas de Cuba en el mundo es sin lugar a dudas, Guajira Guantanamera, una creación de Joseíto Fernández, artista habanero que la inmortalizó en nuestro país para luego convertirse casi en una embajadora cultural criolla en el mundo.
Este genio del pentagrama cubano nació el 5 de septiembre de 1907, se inició cantando en agrupaciones de pequeños formatos como Juventud Habanera, Los Dioses del Amor, el sexteto Boloña entre otros, más tarde se insertó en otras agrupaciones hasta llegar a la charanga de Alejandro Riveiro que más tarde se convirtió en la Orquesta del maestro Joseíto Fernández.
A pesar de que en la década del 30 creó la célebre Guajira Guantanamera esta no se internacionalizó hasta 1963 cuando el interprete norteamericano Peter Seeger la canto en el Carnegie Hall, de Nueva York y más tarde la grabó para difundirla en el mercado internacional.
Luego vendrían muchos años de preferencia y de presentaciones en emisoras de radio cubanas en la décadas del 40 y 50, también sus contratos de trabajo con la RCA Víctor, principal discográfica hasta entonces que dejo su música grabada para la eternidad.
Después del triunfo revolucionario de 1959 se convirtió en un ícono de la cultura cubana y sus presentaciones eran aclamadas en todo el país. En 1979 dejó de existir y Cuba se conmovió hasta el alma de la patria, porque se había ido el artista que nunca dejó de ser del pueblo, del barrio; el hombre educado y elegante, el convencido de que sus raíces estaban siempre aquí.
Nunca quiso salir al extranjero sin embargo su arte fue respetado en los cinco continentes y aunque “Guajira Guantanamera” se haya erigido como la más famosa, no son menos conocidas: “Elige tu que canto yo”, “El canto de mi sinsonte”, “Me has engañado” y “A ti guajira” entre muchas otras.
El Rey de la Melodía como se le llama al genio, no ha muerto porque quien vivió para el pueblo no muere jamás, porque tiene un espacio en él para vivir la eternidad.

hqdefault josefernandez joseito-1

EL FUNICULAR DE MINAS DE MATAHAMBRE (FOTOS)

Cuando el verano estaba bien intenso en Cuba, en 1916, una noticia calentó aún más la opinión pública nacional, el 6 de julio la Gaceta Oficial publicacó el Decreto Presidencial #829 donde se informaba la construcción de un tranvía aéreo en Pinar del Río.

Sin duda alguna estamos hablando del Funicular de Minas de Matahambre, todo un símbolo de la localidad aún cuando ya no existe. La búsqueda de información siempre es bastante difícil por lo limitado que esta la documentación existente, por lo que salimos en busca de un material que redactaron los Ingenieros Raúl Cecilio Fernandez Blanco y Teresa de la Caridad Naranjo López, ambos pertenecientes a la Dirección Provincial de Planificación Física.

Como casi todos saben esta zona de Minas de Matahambre era operada por una compañía norteamericana para extraer cobre en gran cantidad y otros minerales en cifras muy conservadoras, una debilidad en la transportación se imponía y era el traslado hasta el muelle de Santa Lucía, distante a 11 km de todo el producto extraído.

En dicho trabajo los autores refieren. “En el Pozo Nº 1 se encontraban los molinos de trituración de donde salían los carros cargados hasta el concentrador, después de ser concentrado el mineral se trasladaba a una sub-estación que se encontraba donde se ubica actualmente el pozo Nº 2, de ahí era enviado a la terminal de Santa Lucía. Existía además una línea del Pozo Nº 1 a Rincón Caliente, encargada de botar los escombros, allí el carro descargaba automáticamente regresando por la misma línea”

Este sistema montado en un inicio no era el más eficaz pues tenía tramos donde pasaba a muy baja altura de la tierra, también a menudo provocaba interrupciones y cuando un carro caía también lo podía hacer 20 0 30 más, por lo tanto en 1922 se decidió una nueva inversión en el funicular y esta se le encargó a la Compañía American Metals.

A partir de esa fecha el mineral comenzó a viajar hasta Santa Lucía en 90 carros colgados en cables que eran sostenidos por 72 torres de madera que garantizaban un desplazamiento por gravedad y a una altura prudencial de la tierra no menos de 2,5 mts soportando hasta 5 toneladas de peso.

Pero ¿Qué tipo de cable se pudo usar para este fin? Pues te cuento que era de acero brillante formado por 6 torones torcidos hacia la derecha de 19 a 24 hilos cada uno y un alma de fibra o cáñamo en su interior par mantener su lubricación.

En este trabajo los especialistas afirman que por debajo del cable riel se encontraba el cable guía con un espesor de 18 mm estando constituido del mismo material y características técnicas pero su función era de arrastre y no soporte pues estaba encargado de halar los carros a través de todo el recorrido para lo cual los carros contaban con un sistema de cloche accionado por “topes” en las estaciones de salida y llegada y mediante este aditamento se agarraba o soltaba de este cable guía, que estaba en movimiento dando vueltas en 2 catalinas ubicadas en los extremos del recorrido o sea una en el puerto de Santa Lucia y otra en la   estación   de embarque de Minas. este cable guía deslizaba por rondanas en cada una de las 72 torres, la catalina que genera el movimiento es la ubicada en Minas la cual se nutría de la fuerza rotacional que recibía de un sistema diferencial de ruedas dentadas accionadas por un motor eléctrico de 60 HP de potencia. La catalina ubicada en Santa Lucia funcionaba como volante libre. Este sistema de transporte de mineral permitía una frecuencia de envío entre 50 y 54 carros por hora pudiendo transportar alrededor de 22 toneladas en cada hora de trabajo, la velocidad promedio de los carros en el recorrido era de 142 mts por minutos y en este existían 3 puntos de control comunicados telefónicamente, uno en cada Terminal y otro intermedio que garantizaban la seguridad y eficiencia de la operación.

Desde que la Mina cerró a principios de los años 90 los mineros han visto como su funicular se ha ido perdiendo en el tiempo hasta quedar hoy solo restos de ella. Desgraciadamente, de esta obra, como de las seis de las siete maravillas de la antigüedad, solo queda de ella documentos, fotos y su recuerdo.

1 2 1577445567_c297a4f1df_m 4549223967_458d4e7a16 fo    ni foni image002

La Iglesia de Las Ovas (II parte) (FOTOS)

No hay como tentar a las personas a buscar en sus raíces, por estos días varios amigos  hemos hablado sobre historia local, específicamente sobre la construcción de la iglesia de Las Ovas y muchas de las personas ancianas de nuestro poblado han aportado el dato que recuerdan, el que le contaron o simplemente brindan una foto como testimonio. Aquí algunas de ellas, mas adelante publicaremos otras. Estas específicamente se las agradecemos  a Ester Lidia Blanco, hija de Catalino Blanco (ya fallecido)

1 3 4 5 6

La radio cubana esta de luto: murió Héctor Pérez Ramírez

En la vida, uno conoce personas que parecen haber nacido predestinados para enaltecer una profesión y Héctor Pérez Ramírez es uno de ellos.
Hoy se hablará mucho de él, pero prefiero recordar solo su visita a Radio Guamá   el pasado noviembre a propósito del Evento y Concurso de Jóvenes Radialistas La Vuelta Abajo 2014.
Llegó rodeado de juventud, con un ánimo y espíritu que lo hizo recordar muchas veces sus primeros años de vida, en la noche cuando se dejaba oficialmente inaugurado el evento se retiro hasta el final como para no ser protagonista, pero todo fue en vano, el anuncio de su nombre como invitado de honor arrancó en los asistentes el mas apasionado y sentido aplauso, su sencillez y humildad solo le permitía una leve sonrisa y un gesto constante con las manos que indicaba que ya era suficiente.
Al otro día dialogó con los radialistas jóvenes, reconoció estar muy emocionado por la oportunidad. Recordó sus inicios en la radio allá por 1957, habló del papel del narrador, de la importancia del director de programa dramatizados y de la necesaria dirección de actores, fueron casi tres horas que pasaron como si hubiera sido 10 minutos.
“El mayor premio que me ha dado la vida, que me ha dado Dios, es poder hacer radio”, así dijo esa mañana. Al final escuchó atentamente a los demás conferencistas, todos jóvenes radialistas a los cuales alagó y estimuló.
Casi listo para el viaje de regreso a La Habana le comentaba a Yusley Izquierdo y Ana Mary (sus anfitriones en Pinar del Río) que pocas veces se había sentido tan bien en su carrera radial y les aseguraba que si algún medio tenía garantizado su continuidad era la radio y lo afirmaba después de haber conocido e intercambiado con el relevo mas talentoso que había conocido.
Así era Héctor, un ser que inspiraba confianza y emanaba enseñanzas. Su obra legó para los oyentes cubanos una sensible huella en los espacios de Radio Progreso “La novela de las dos”, “Huellas”, “Así se forjó la Patria”, “La Gran Aventura de la Humanidad” y el espacio campesino “Fiesta Guajira”.

La Radio Cubana esta de luto, ha perdido un maestro. Descanse en Paz Héctor Pérez Ramírez

DSCF6888  CIMG6034

CIMG6033

En Las Ovas ¡Todos somos uno!

Por Frank González
Las Ovas (Pinar del Río, Cuba) puede ser para un extraño un pueblo de mala muerte, pero para los que nacimos allí, es un lugar mágico, un espacio que necesitamos llegar en un momento del día o del año.
Caminar por su calle continúa siendo bonito, porque a cada paso encuentras personas a quien saludar, con quien hablar, incluso con quien discutir de pelota o de gallos. Aún se mantienen familias tradicionales en el tiempo como los Vento, los Contreras, los Gallegos, los Sánchez entre otras, eso le brinda al visitante que lo descubre que allí, hay sentido de identidad, de tradición con su terruño.

Almacén de Sánchez , 1928
Su arquitectura y edificios han ido cambiando, en determinados lugares para bien, en otras para mal, es triste ver la Bodega “La Chiquita” en ruinas, o la Tienda Casa Sánchez envuelta en el abandono y el desorden al tener dos unidades de comercio tan distintas en su interior.
Sin embargo el atributo del añejo pueblo se conserva: esta vivo en su calle y caminos vecinales, en los ancianos que cuentan cada momento vivido, en las viejas estructuras que parecen relatar su existencia y si me piden citar algunas, digo la Casa de Macho Villar, hoy Casa de Cultura Benigno Redonet, el antiguo cuartel (Casa de Manolito Sánchez) o la vieja gasolinera hoy convertida en CUPET.
En Las Ovas, las personas pasan y solo va quedando el pueblo y sus historias, esas que siempre dejan semillas a su paso. No importa en que lugar de Cuba o del mundo vivas, si eres de Las Ovas, aquí te esperamos los que en ella vemos cada día el sol y la luna, los que cada día nos esforzamos por un pueblo y un futuro mejor, los que confiamos en la amistad y el amor de familia, los que decimos que aquí ¡todos somos uno!

050 DSCN1163 DSCN2139

INDISCIPLINA SOCIAL (I)

Por Frank González Gutiérrez

Por estos días esta muy de moda la palabra indisciplina social, mucho hablamos pero en realidad poco se hace, o al menos es esa mi percepción porque a cada paso sigue uno tropezando con ellas como verdolaga que se reproduce por miles.

Creo que tenemos que seguir incidiendo en la educación de valores en la escuela, en la comunidad. En la creación de una conducta social que nos identifique y dignifique. Por eso, me preocupa, que ante la vista de autoridades y de pobladores se siga considerando determinadas acciones incorrectas, como normales, y miren, nunca es tarde, porque rectificar a tiempo es muy útil.

Por ejemplo, una indisciplina social, al menos desde mi punto de vista, no es solo alterar el orden en la calle a través de una bronca; también lo es decir palabras obscenas delante de todos, no se han fijado en algunos cocheros que se saludan de una senda a la otra con grandes improperios. O que me dicen de los jóvenes que andan en la calle sin pulóver, o del chofer de auto estatal que se sale de la ruta normal para no llevar a nadie.

De seguro usted está pensando ahora, ¡si, también lo es botar la basura fuera del tanque o en el parque, los que juegan pelota en medio de la calle obstaculizando el tránsito, y los que no me dejan pasar por la acera por culpa de la maldita mesa de dominó!.

Como ve, son muchas las indisciplinas, pero de seguro ha notado que todos convivimos con ellas y nadie, absolutamente nadie decide ponerle el cascabel a este gato. Entonces ¿Dónde quedará el reclamo de la máxima dirección del país?, ¿Dónde podrá ir a parar nuestra tranquilidad ciudadana?

Los pinareños que construimos este modelo de sociedad para el futuro de nuestros hijos y nietos, debemos esforzarnos por dejárselos con disciplina, orden, eficiencia y control.

La batalla es de todos, comencemos ya, con ese que ahora golpea el teléfono público o el que escupe o bota el cigarro en la acera. Hay mucho por hacer. La conducta social nos tiene que identificar como personas honradas, disciplinadas, educadas y humanistas. Por lo menos así somos la mayoría de los que vivimos en Pinar del Río.

El día de la dignidad pinareña

Por Frank González Gutiérrez

Cada 26 de noviembre los pinareños celebramos el Día de la Dignidad Pinareña, pero, ¿Sabemos por qué?

Recordemos primero que iniciado el siglo XX en esta porción de tierra cubana (Pinar del Río), llamada por algunos “La cenicienta” proliferaban los políticos que durante sus campañas electorales prometían “Villas y castillas” al pueblo, pero una vez en los cargos gubernativos solo atinaban a robar los fondos públicos. También estaban aquellos llamados “cuneros”, es decir los que se postulaban para senadores y no eran de estas zonas, ellos muchas veces gestionaban presupuestos para determinadas obras donde el costo real no tenía nada que ver con el presupuesto asignado. Entonces, ¿A dónde iba a parar el dinero no empleado?, como es lógico a los bolsillos de estos farsantes.

Fue así como esta provincia comenzó a deteriorarse de manera creciente y los entornos habitables no garantizaban una calidad de vida mínima. Las condiciones higiénicos sanitarias mostraban índices alarmantes para todas las capas de la sociedad, imaginen solo, que si la clase alta y media vivían en circunstancias precarias de pulcritud, como sería para los pobres de entonces.

Fue así como comenzó a gestarse un movimiento de hombres dignos que decidieron buscar soluciones y en ese momento fueron liderados por el Doctor Tebelio Rodríguez de la Haya que propuso suplir la gestión oficial gobernante por un Comité Cívico que se encargaría de organizar acciones para sanear la ciudad, combatir las diferentes plagas que azotaban, sobre todo la de ratones y de igual manera controlar el tifus y otras epidemias, así como construir obras sociales para el bien del pueblo vueltabajero.

De esta manera se comenzó a ver el cambio cuando muchas calles quedaron asfaltadas, caminos vecinales fueron mejorados, la fumigación se hizo habitual y las aguas albañales fueron canalizadas para sacarlas de la ciudad.

De esta manera el 26 de noviembre de 1941 se creó el “Comité Todo por Pinar del Río”, un movimiento sin precedentes en Cuba que agrupó en su seno a personas de diferentes capas sociales, edades y sexo. Fue algo impresionante ver al pueblo fusionado por el bien de la comunidad, unido por el decoro, la vergüenza y el honor de todos. Su lema inicial fue “Dejemos de ser la Cenicienta” y casi de inmediato Rosa Delgado compuso el Himno de Pinar del Río, un canto que ayudó aún más a consolidar el movimiento popular.

Destacó además que esta movilización que no distinguía status social, razas, creencias o edad aparte de generar cambios en la infraestructura de la ciudad, también influyó de manera muy positiva en el desarrollo artístico, literario y musical de Vueltabajo. Es de esta época la frase “Pinar del Río, la hospitalaria de Cuba” y era muy habitual que se organizarán verbenas, guateques, o tertulias destinadas a recoger fondos para contribuir a financiar las grandes obras asumidas. A la postre cada 26 de noviembre se organizaban   desfiles donde la alegría, la entrega y el compromiso cívico estaban presentes en cada uno de los participantes y las iniciativas era ya un ejercicio habitual del imaginario popular.

El Comité Todo por Pinar del Río tuvo dentro de sus protagonistas principales a Efraín Martínez Andreu, Bernal Trinchería, Abel Prieto Morales , a Tebelio Rodríguez de la Haya y a Teófilo Raúl Reyes, pero sin dudas el más importante fue el pueblo, el cual demostró que en la unidad esta la base de las buenas acciones.

Al triunfar la Revolución, el estado asumió el mejoramiento de las condiciones de vida de la sociedad y los índices de calidad de vida se elevaron sin antecedentes en la historia. En 1985 a iniciativa de un grupo de intelectuales la fecha comenzó a ser celebrada y de esta manera el esfuerzo y entrega de aquellos hombres y mujeres no quedó en el olvido.

POLO MONTAÑÉS: El ADIOS

Tomado del libro en preparación “Memorias de un guajiro natural” del escritor Nelson Castillo

El 18 de Octubre del 2002 pasó por casa de su hermana Sixta y le dijo: “adiós, negra puta, me voy a demorar en venir por aquí porque tengo que hacer promoción“.

Al día siguiente fue a casa de su hermana Paula en el auto, pero no se bajó, ella le dijo: “ten cuidado con el carro, los animales sueltos en la vía“. Ese día él sonrió muchísimo, pero Paula empezó a llorar; enseguida le preguntó: “¿por qué tú lloras?” Ella no tuvo fuerza para responderle, una aureola de fatídicos pensamientos la embargaba.

Era prudente esperar un tiempo para saber cómo fueron los últimos días de su vida. A finales de octubre fueron veinte días para Francia para la promoción del CD Guitarra mía.

Durante la gira estuvieron en Italia, Francia, Holanda e Inglaterra, el éxito volvía a sorprenderlos.

El accidente

El grupo musical Los Bravos, estaba de visita en Cuba, lo habían invitado al hotel “Riviera” para que interpretara dos canciones en un encuentro informal. El día antes del accidente debía viajar hasta la provincia de Cienfuegos, pero había mal tiempo y desistió del viaje. Se veía un poco inquieto, andaba en su auto de un lado para otro. Ni en los últimos días de su vida dejó de ser un hombre amable. Él quería celebrarle los quince años a su vecina Gisela Hernández, pero no era su intención hacer la fiesta en el pueblo, sino en el Círculo Social José Luis Tasende en La Habana. Polo estaba como organizador de la actividad, al tanto de que no faltara el mínimo detalle. A las 6:30 p.m. expresa su deseo de marcharse, pero su esposa lo convence de que espere a que piquen el cake de la festejada.

En el viaje de regreso, cerca de la presa La Coronela, el auto en que viajaban el artista y sus familiares se impactó contra una rastra estacionada y oscura.

Desde horas tempranas de la mañana del 21 de noviembre todos los medios informativos difundían la noticia sobre el accidente automovilístico sufrido por Fernando Borrego en la autopista nacional.

Dicen los custodios del hospital militar “Carlos J. Findlay” que vieron llegar en muy mal estado al afamado Polo Montañés, en breve los periodistas estaban muy cerca del hospital esperando más información del accidente.

El hospital se convirtió en un hervidero de personas. Habían pasado cinco días y Polo continuaba en estado crítico, los partes médicos eran reservados, hasta el lunes 25 de noviembre la presión arterial se mantenía estable, había que esperar que el tiempo dijera la última palabra.

El día 23 de noviembre el reconocido cantautor Danny Rivera, quien se encontraba de visita en la Habana, llegó al hospital donde se reunió con toda la familia para expresarle su sentimiento por lo acontecido, transmitiendo además un mensaje de Gilberto Santa Rosa. Danny Rivera hizo allí una plegaria por la vida de Polo.

En los últimos momentos la familia pidió a las autoridades del hospital que limitaran las visitas; el público protestaba porque no se le dejaban entrar a ver a su cantante.

El Guajiro natural se mantenía en los primeros lugares del hit-parade nacional. En Colombia le habían entregado la condición de artista del año 2002 e hijo ilustre de la ciudad de Cartagena, y sus temas seguían en la preferencia de millones de personas que lo habían convertido en su ídolo.

La noticia de su fallecimiento en la noche del 26 de noviembre de 2002 estremeció al mundo; todos los medios de prensa nacional e internacional radicados en Cuba partieron hacia las terrazas para dar cobertura informativa a las honras fúnebres.

A las 4.00 pm el luctuoso vehículo, acompañado por una interminable caravana de autos, interrumpió el tráfico, una manifestación de duelo popular abarrotaba el parque de la ciudad de Candelaria donde la estrechez de sus calles no permite el acceso de los autos al camposanto. Casi oscureciendo comenzó la ceremonia, con el Himno Nacional y las palabras del Director de Cultura, que pidió un aplauso como último adiós mientras se escuchaba la grabación de “un montón de estrellas”.

GENTE DE MI PUEBLO: LICOURT

Sentado en el banco, a un costado de la Panadería de las Ovas (Pinar del Río, Cuba) me encuentro a Licourt, solo atina a reírse y a pedirme las “gafas que (yo) le prometí” el día de la “Fiesta de los que llegaron en el barco de hierro”, no se de que me habla pero no me queda otra opción que “perder” los espejuelos que me protegían del sol frente a la mirada asombrada de Ena (mi esposa). Vuelve a reír y me da la mano en un gesto de agradecimiento. Tiene el pelo o mejor dicho la pasa sucia y grasienta, su ropa esta vez no esta rota, aunque el calor lo obliga a usarla “a su manera”, de las zapatillas mejor ni hablar, de seguro las encontró en un basurero o en cualquier cuneta, en el mismo lugar donde recogió el bolso y algunas piezas como una gorra, short y una camisa de manga larga que lleva ahora consigo. Licourt no siempre es así, a veces cuando entra “en crisis” se pone violento y ha llegado a golpear a algunas personas sin razón alguna, por eso quizás anda siempre con esa “soledad a cuesta” que lo acompaña las 24 horas del día. Muchas veces lo han internado pero solo es cuestión de tiempo para que escape y vuelva a Las Ovas, el mismo pueblo donde comenzó su trauma, dicen (es la opinión mas generalizada) que se “fugó” de la secundaria con otro muchacho a bañarse en la presa y este se ahogo sin él poder hacer nada, pues no sabía nadar. Aquel día su mente comenzó a nublarse y del estudiante aplicado e inteligente fue a parar al deambulante que es hoy que camina sin razón exacta de vivir. Como a muchos, no le gusta bañarse y cuando lo hace va a hasta el río, a veces con temperaturas frías, pero es increíble, ni “catarro” parece caerle a este hombre que también gusta de practicar una especie de “Kung Fu” ligado con boxeo que parece haberle gustado en su infancia. A pesar de estar necesitado no acepta comida de cualquiera, si tiene una rutina diaria ya que Yamil el panadero (antiguo compañero suyo de escuela) le brinda cada día dos o tres panes con lo que se pueda, el almuerzo se lo facilitan en la Cafetería, en un comedor para asistencia social y come en casa de Yadira. No es muy conversador pero cuando lo hace suele ser agradable, carismático y divertido por las “historias que cuenta” donde va engarzando ideas que no tienen que ver unas con otras……… Finalmente Licourt se acomoda las gafas “suyas” e “intenta” arreglar sus cosas para “exigirme” que le tome una foto, después del flash me dijo que quería mirar en la pantalla, se contempla, sonríe y me dice que se la guarde. Vino a verla también, Alfredo, Humbertico, Gilbe y otro panadero que no recuerdo su nombre, todos bromeamos y cuando giramos para verlo iba caminando muy erguido rumbo a la Iglesia como todo un caballero andante.
PD: Al otro día lo encontré en el parque y le entregue impresas las fotos que acompañan este trabajo, volvió a sonreír y me prometió ponerlas en un cuadro sobre el televisor de su casa. Mirtha y Modesta llegaron para alagarlo y pasado unos minutos se alejo de nuevo con su soledad a cuestas, en su mano derecha llevaba las fotos como regalo de navidad

21 11 licourt d 21 11 Licourt 2

Encuentro con las suchas

Un   camión cargado de madera  avanzaba  por el camino  levantando una gran cortina de polvo que llegaba a ser muy intensa por momentos.  Nuestro auto disminuyó la velocidad para buscar visibilidad  e identificar la entrada al vertedero de Riberalta, por fin   la presencia  de un gran número de Sucha (Buitres)  nos indica que es a la derecha,  el terraplén a tomar.

A pesar  de estar  bastante organizado, adentrarnos en el vertedero  provoca   una sensación extraña, puesto que  los autos abandonados,  simulan un filme de terror norteamericano, las moscas  una presencia muy molesta  y las mencionadas suchas, apenas  se quitaban un poco para que la movilidad avanzara.

¿Por qué no huyen? Le pregunté a un joven que revisaba la basura en busca de objetos  con algún “valor de uso”. – Siempre están aquí, comen y comen-   el muchacho levanto los brazos  de manera  violenta y apenas unas cuantas  volaron unos dos metros para  de nuevo buscar   entre los desechos.

El vertedero y su  gran concentración de basura es un paraíso  ideal para que  este tipo de buitre, llamado también Zopilote negro,  encuentre el lugar ideal para desenterrar alimento seguro.

Por lo general ninguna anda en solitario,  caminan  formando una turba hambrienta que rompen bolsas, sacos  y otros envases  que contienen  restos de comidas  o animales muertos.

-Al principio me daban muy mala impresión que estuvieran a mi lado,  pero ya  ni siquiera me doy cuenta y por momentos  choco con ellas- dice una mujer que    aparta  unas cajas de cartón en busca de algo que sirva para  vender o darle uso en casa.

Casi daba la vuelta, cuando me dice – Ojala  lancen ahora un animal  mediano, muerto por supuesto, para que observe una guerra  de cien o ciento y pico de suchas, yo me aparto siempre-

Vuelvo   la vista y ante mí una de estas aves carroñeras,   se posa sobre una bolsa de desecho y a pesar que me acerco,  ella permanece inmóvil  como si se dejara fotografiar  en esta mañana.

Caminé entre desechos para captar   varias  imágenes y la alta presencia  de moscas en  el ambiente “sugiere” ir hasta el auto y comenzar el regreso,  en el lugar no había empleado  alguno, solo “caza-fortunas” que  montan pequeñas lonas para protegerse  del sol y  guardar allí  lo que ese día  entre basuras y suchas les puede parecer útil.

 

“Ustedes solamente hacen esta obra humana”

Por Frank González Gutiérrez

Viernes, 6.00am del 27 de abril de 2018, Riberalta, Beni, el amanecer en esta parte de la amazonía boliviana es como cada día, tranquila. Solo hay un lugar donde se aprecia un ir y venir de personas, autos que llegan, equipos que son asegurados en cada transporte, es la sede de la Coordinación de la Brigada Médica Cubana ubicada en la Avenida Máximo Henicke, esquina a Beni Mamoré. Cerca de las 6.30 de la mañana, su coordinador general el Doctor Tirso Michel Cruz Águila, reúne a los 11 de médicos de la isla (8 especialidades) y vuelve a detallar la misión que llevarán a cabo durante las próximas 48 horas, viajar hasta la Comunidad Indígena de Buen Destino, ubicada en plena selva. En su centro comunitario viven unas 300 personas y sumando sus alrededores poco mas de 700. La marcha se inició con la característica alegría del cubano que lo mismo hace un chiste que canta una canción. Adentrarse en los riesgosos caminos del bosque hace que el silencio se adueñe de todos, había llovido y el trayecto se comportaba infernal. A pesar de las habilidades de los choferes, hubo que tomar medidas en la marcha, detenerse, tomar veredas, examinar primeros algunos pasos. Casi a mitad del viaje, una ambulancia quedó atrapada en un hueco. Los intentos por acelerar el vehículo empeoraron la situación, algunos vecinos del lugar se acercaron para brindar su cooperación, finalmente con un camión lograron que la ambulancia saliera del atasco e incorporarse a la caravana que la esperaba. A las 2.30 de la tarde llegaron a orillas de un río, con mucha precaución decidieron pasar en pequeños botes el personal de salud y los equipos que con ellos viajaban. Ese día, fue muy especial para los moradores de Buen Destino, razones habían muchas, pero una de ellas era, poder afirmar que por primera vez en la historia, hasta allí llegaban médicos para atender a su gente, que fueran cubanos solo los hacían exclamar “No puede ser de otra manera, ustedes solamente hacen esta obra humana”

02

 

 

 

El asesor y el guionista: ¿un ¨matrimonio bien llevado¨?

Por: Licenciado Roberto B. Bruce Trujillo

La capacidad de la radio para generar imágenes mentales en los oyentes es una de sus especificidades, aunque tradicionalmente se le atribuyen también otras propiedades: su inmediatez, la heterogeneidad de su audiencia, su accesibilidad o la credibilidad de sus mensajes, la necesidad de redundar.

Desde la aparición de la primera emisora con programación regular en 1920 (KDKA, Pittsburg, EEUU) hasta nuestros días, la radio ha desarrollado una increíble y constante atracción hacia sus oyentes, pese a la aparición de los medios de comunicación visuales como el cine o la televisión.

La concepción moderna de identificar creación artística con estética visual ha dejado de lado el interés que presenta el discurso radiofónico, completo y único en sí mismo y que conlleva una serie de características y elementos propios que lo definen perfectamente.

En su libro Publicidad Radial, El Manual autorizado, Bob Schulberg escribió “no han ideado una pantalla de TV tan suficientemente grande, brillante, clara y colorida como para igualar la capacidad de la mente para crear sus propias imágenes vivas… y lo que hace de la Radio un medio espectacular para relatar, también hace de ésta un medio espectacular para vender” (1994).

Con esta afirmación intentó describir la importancia del medio radiofónico y su capacidad no solo para informar, entretener y educar, sino también para estimular las emociones, el sentido lúdico. En franca comparación con el teatro, David Ogilvy consideró que “la Radio es el teatro de la mente”; mientras el español Armand Balsebre[1] afirmó que la radio es ¨un medio de comunicación y de expresión; el oyente es anónimo y ausente; la radio no es un altavoz de noticias¨

Pese al desarrollo vertiginoso de las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones, las llamadas TICs, la radio sigue siendo hoy un vehículo para transmitir acontecimientos de último minuto. El medio radiofónico mantiene la virtud de llegar a todos los públicos, porque sus mensajes son sencillos y fáciles de entender, su escucha es compatible con el desarrollo de otras actividades, entretiene, no es necesario saber leer, es gratuita, y a diferencia de la prensa, la televisión o el cine, para algunas personas discapacitadas no interpone barreras.

Pero, a su vez, el medio enfrenta retos ante la cada vez mayor segmentación de los intereses de los públicos y la existencia de múltiples vías para consumir los programas propiciados por el propio desarrollo tecnológico y la accesibilidad a otros medios. Para el investigador cubano, Pedro Pérez Roque, ¨lo más curioso es que muchos caen en la trampa de interpretar subjetivamente las necesidades de los oyentes, lo que gusta o no, sin tener ninguna sustentación teórica¨[2]

Hasta aquí hemos detenido la mirada en detallar un panorama que, a veces por sabido, no es ocioso insistir en él porque ratifica la responsabilidad que tenemos los profesionales que intervenimos en la preparación de un programa de radio que es el fruto del talento, el rigor y la preparación de múltiples eslabones de una cadena que, a pesar de tener al director como su máximo responsable, cuenta con dos figuras que igualmente son decisivas e imprescindibles: el asesor y el escritor.

¿Quién es esa figura que nombramos asesor? ¿Cómo lo define el Catalogador de formas de la Radio Cubana? El asesor es la persona que revisa, aprueba, coordina y vela por el cumplimiento de lo que establece la política de programación vigente.

 Si partimos de esta premisa, entonces el asesor constituye un garante del programa de radio, y desde él debe garantizarse el primer paso en la cadena de control de la calidad; al discriminar, filtrar, requerir, sugerir, encaminar, situar en el camino correcto la política de programación de la institución y/o los temas que aborda un programa con el enfoque y la profundidad necesarias.

El  asesor es el mediador entre los intereses de la entidad y el talento del realizador, singulariza y respalda a la Institución, de ahí la importancia de esta labor.

Puede decirse que el asesor es un pedagogo/maestro de la radio, porque al orientar el posible hacer y sugerir  cómo puede lograrse, tiene que ser capaz de aglutinar cada uno de los elementos que aportan a un programa, desde la posición de asesor o desde otra especialidad, ningún espacio sale sin el  ojo visor de la Institución( especialista de música, director de política editorial, sub-director de programación, especialista en arte de los medios, el propio director de la entidad , o sea, la asesoría siempre está presente.

Algunas interrogantes transitan por el sendero de hasta dónde y por dónde debe ir la preparación de esta figura de la radio. Formas, estilos, lenguajes, normas de redacción para el medio, dramaturgia, una determinada especialización musical, conocimiento general del medio, deben ¨vestir¨ a un asesor. Decimos debe porque ¿qué pasa cuando algunos de estos atributos no son visibles o están ausentes  en la labor cotidiana de estos profesionales?

Si bien actualmente la figura del asesor se inserta como parte de un personal artístico que tiene nuevas gratificaciones, asimismo esta condición se convierte en ocasiones en propio “bomeram” contra ellos, cuando aplican con el máximo de rigor y conocimiento una revisión de un guión o nota escrita que conllevan a su rechazo o modificación sustancial por determinadas carencias o exigencias que no se cumplen. Guión rechazado, es guión no cobrado.

¿No hay una aparente contradicción entre lo que significa la garantía para asegurar la calidad de un programa, el ejercicio correcto de competencias y saberes profesionales depositados en la revisión o asesoramiento riguroso, y el no recibir la gratificación esperada por el rechazo o no aprobación del documento que marca pautas en un espacio radial, cuando en realidad ese asesor está cumpliendo con la función para la que ha sido designado? ¿Es que van en dirección contraria el propio ejercicio de una asesoría con todas las de la ley y el resultado final, desde la perspectiva de la revisión de un guión o nota? Son paradojas que se viven hoy en la radio cubana y que, de cierta manera, también atentan contra la responsabilidad de un asesor.

Por su parte, el guión radial o la nota escrita son marcas, huellas imprescindibles para hacer y guiar la radio; el escritor es parte de un todo o sea el cuerpo de un programa, y a veces el todo desde la concepción escrita, que de no estar en sintonía con su dinámica, puede hacer colapsar al resto de las partes.

Por eso, al caracterizar quién o quiénes deben escribir para la radio, no solamente debe tenerse en cuenta la especialización temática y la cultura general, sino además las competencias y habilidades profesionales vinculadas con el dominio de los recursos dramatúrgicos del medio radial y cómo utilizarlos.

En ocasiones, es cierto que escribir bien y tener dominio de los códigos del medio no siempre van juntos; a veces cuando uno está presente, el otro escasea; lo ideal sería disponer de estos dos atributos que acompañados de una  adecuada asesoría permitirán llegar a feliz término.

Para la figura del asesor resulta impostergable una estrecha cooperación con el o los escritores de un espacio, y ofrecerles todo el conocimiento acerca de las características y estructura que tiene el programa donde va a insertar sus contenidos. Pero… no todo acaba ahí.

¿Qué hay además de la orientación y la planificación temática desde el conocimiento de los asuntos que son imprescindibles desarrollar en un programa, sin que ello melle en la creatividad del escritor?

No siempre se toma muy en cuenta la planificación temática o de aquello que el programa necesita o el escritor sugiere; cómo darlo y cuando. Entre una y otra necesidades debe estar el asesor, como mediador e interlocutor, y garantía del cumplimiento de los intereses de las partes, incluso negociando cómo hacerlo y en qué momento ajustarlo a las necesidades del programa. O a la secuencia de grabación de un espacio determinado en lo que se incluye una serie o radionovela.

En ocasiones se deja hacer. Esto quiere decir que recibimos un producto final que no encaja con el superobjetivo del espacio, o no en el contexto en que este va salir al aire porque el tema o los temas no han sido conciliados.

Eso exige que el asesor posea un amplio dominio de todas las especialidades artísticas además, de documentarse sobre el o los temas que se tratan en cada guión, así como el tener conocimientos notables sobre música y un adecuado nivel de conocimientos de la cultura en general.

Sin llegar a ser un creador, aunque sus conocimientos se lo permitan, el asesor debe tener la capacidad de desmontar completamente un guión, y tributar a este el análisis de los resultados de las investigaciones sociales que se hagan respecto a los espacios que tienen a su cargo.

Aunque está definida en el Manual de Calidad de la Radio Cubana la responsabilidad del asesor de participar al menos, en el cincuenta por ciento de las grabaciones o trasmisiones en vivo, de los trabajos de mesa, de los monitoreos y de los colectivos, sabemos que no siempre se cumple. Por lo tanto, se menosprecia la oportunidad para la socialización de conocimientos y la búsqueda de nuevos derroteros que fortalezcan la creatividad de cada emisión y los temas que podrían ser abordados desde los escritores y cómo hacerlo.

La figura del asesor en radio, en ocasiones preterida o vilipendiada, o  subestimada, seguirá siendo importante e imprescindible  y en la medida en que quien la represente se prepare con el rigor y los conocimientos necesarios estará más en correspondencia con ello. No se impone el respeto, simplemente se gana.

No se trata ni de demasiado tutelaje, ni de quedarnos cortos cuando se trata de recomendar o sugerir.

[1] Catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB).

[1] En:www.radiocubana.icrt.cu La importancia de la palabra en Portal de la Radio, Julio del 2011.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De momento, debe quedar claro que la figura de un asesor no es algo más dentro de la radio, y a su formación no se llega simplemente por un curso de habilitación, lo cual es importante, y tendrán mayores posibilidades aquellos que ya hayan desandado la radio, desde miradas diferentes, y con ese conocimiento general incorporado no solo en el aspecto específico del discurso radiofónico sino desde una cultura general, capaz de situarlo en una perspectiva de garante de la calidad de nuestra programación.

 

[1] Catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB).

[2] En:www.radiocubana.icrt.cu La importancia de la palabra en Portal de la Radio, Julio del 2011.

 

De radio, por supuesto