Toque Joven es un reto y una auto-evaluación diaria en la radio (Fotos)

La radio es cada día un reto a la creación y a la imaginación del artista que la produce, es un trabajo de equipo, donde todos somos protagónistas, importantes, imprescindibles. De eso me convenzo cada minuto cuando dirijo un programa, pero hay uno que es muy especial para mí, Toque joven o “Toke Joven” como se empeñan los muchachos en escribirlo en esta era donde Cervantes hubiera muerto de un infarto ortográfico.
Vuelvo al tema, este programa creado por Ana Mary Miló hace 9 años ha sido una escuela para jóvenes que han llegado hasta el para materializar un sueño. Por lo general el acercamiento a la radio es para hacer locución pero esta realizadora vueltabajera buscando integridad y descubriendo pasiones les enseña a redactar, escribir guiones, grabar, editar y hacer entrevistas, posibilitando que la iniciativa y la creación artística se desarrollen en cada uno de ellos.
El programa sale al aire de 7.20 a 8.58pm, pero a las 6.00 de la tarde todo el equipo comienza el trabajo de mesa en un ambiente muy agradable. ¡Señores! No es fácil controlar en cabina a unos 10 o 12 muchachos queriendo hacer historia. Algunos podrán decir que es imposible, pero cuando se trabaja por guión, con un tema y una línea dramatúrgica definida, el trabajo es una delicia.
Ahora, hay cosas que son inviolables en esta labor en equipo, el trabajo de mesa al inicio que ya mencioné y el resumen del programa una vez terminado, momento en el cual se estimula, se llama la atención sobre los errores, con nombres y apellidos e incluso pueden ocurrir sanciones internas para miembros del colectivo. Nadie se pone molesto, por el contrario te “exigen” las deficiencias para no volver a cometerlos en la próxima emisión.
Ana Mary Miló nos propone por casi 10 años un proyecto que siempre se ubica entre los 5 mejores programas de la radio en Pinar del Río, además de legarle al medio, directores, guionistas y locutores jóvenes.
Yo, me siento muy satisfecho de ser parte de este proyecto y de dirigirlo cuando su creadora no puede hacerlo por diversas razones. También es un compromiso, porque no puedo permitir que baje una decima de calidad. Toque Joven es un reto y una auto-evaluación diaria en la radio.

1 DSC04810 DSC04811 DSC04817 DSC04828 DSC04829 DSC04830 DSC04833 DSC04834

Joseíto Fernández, de la “GuajiraGuantanamera” a la eternidad

Una de las canciones más famosas de Cuba en el mundo es sin lugar a dudas, Guajira Guantanamera, una creación de Joseíto Fernández, artista habanero que la inmortalizó en nuestro país para luego convertirse casi en una embajadora cultural criolla en el mundo.
Este genio del pentagrama cubano nació el 5 de septiembre de 1907, se inició cantando en agrupaciones de pequeños formatos como Juventud Habanera, Los Dioses del Amor, el sexteto Boloña entre otros, más tarde se insertó en otras agrupaciones hasta llegar a la charanga de Alejandro Riveiro que más tarde se convirtió en la Orquesta del maestro Joseíto Fernández.
A pesar de que en la década del 30 creó la célebre Guajira Guantanamera esta no se internacionalizó hasta 1963 cuando el interprete norteamericano Peter Seeger la canto en el Carnegie Hall, de Nueva York y más tarde la grabó para difundirla en el mercado internacional.
Luego vendrían muchos años de preferencia y de presentaciones en emisoras de radio cubanas en la décadas del 40 y 50, también sus contratos de trabajo con la RCA Víctor, principal discográfica hasta entonces que dejo su música grabada para la eternidad.
Después del triunfo revolucionario de 1959 se convirtió en un ícono de la cultura cubana y sus presentaciones eran aclamadas en todo el país. En 1979 dejó de existir y Cuba se conmovió hasta el alma de la patria, porque se había ido el artista que nunca dejó de ser del pueblo, del barrio; el hombre educado y elegante, el convencido de que sus raíces estaban siempre aquí.
Nunca quiso salir al extranjero sin embargo su arte fue respetado en los cinco continentes y aunque “Guajira Guantanamera” se haya erigido como la más famosa, no son menos conocidas: “Elige tu que canto yo”, “El canto de mi sinsonte”, “Me has engañado” y “A ti guajira” entre muchas otras.
El Rey de la Melodía como se le llama al genio, no ha muerto porque quien vivió para el pueblo no muere jamás, porque tiene un espacio en él para vivir la eternidad.

hqdefault josefernandez joseito-1

EL FUNICULAR DE MINAS DE MATAHAMBRE (FOTOS)

Cuando el verano estaba bien intenso en Cuba, en 1916, una noticia calentó aún más la opinión pública nacional, el 6 de julio la Gaceta Oficial publicacó el Decreto Presidencial #829 donde se informaba la construcción de un tranvía aéreo en Pinar del Río.

Sin duda alguna estamos hablando del Funicular de Minas de Matahambre, todo un símbolo de la localidad aún cuando ya no existe. La búsqueda de información siempre es bastante difícil por lo limitado que esta la documentación existente, por lo que salimos en busca de un material que redactaron los Ingenieros Raúl Cecilio Fernandez Blanco y Teresa de la Caridad Naranjo López, ambos pertenecientes a la Dirección Provincial de Planificación Física.

Como casi todos saben esta zona de Minas de Matahambre era operada por una compañía norteamericana para extraer cobre en gran cantidad y otros minerales en cifras muy conservadoras, una debilidad en la transportación se imponía y era el traslado hasta el muelle de Santa Lucía, distante a 11 km de todo el producto extraído.

En dicho trabajo los autores refieren. “En el Pozo Nº 1 se encontraban los molinos de trituración de donde salían los carros cargados hasta el concentrador, después de ser concentrado el mineral se trasladaba a una sub-estación que se encontraba donde se ubica actualmente el pozo Nº 2, de ahí era enviado a la terminal de Santa Lucía. Existía además una línea del Pozo Nº 1 a Rincón Caliente, encargada de botar los escombros, allí el carro descargaba automáticamente regresando por la misma línea”

Este sistema montado en un inicio no era el más eficaz pues tenía tramos donde pasaba a muy baja altura de la tierra, también a menudo provocaba interrupciones y cuando un carro caía también lo podía hacer 20 0 30 más, por lo tanto en 1922 se decidió una nueva inversión en el funicular y esta se le encargó a la Compañía American Metals.

A partir de esa fecha el mineral comenzó a viajar hasta Santa Lucía en 90 carros colgados en cables que eran sostenidos por 72 torres de madera que garantizaban un desplazamiento por gravedad y a una altura prudencial de la tierra no menos de 2,5 mts soportando hasta 5 toneladas de peso.

Pero ¿Qué tipo de cable se pudo usar para este fin? Pues te cuento que era de acero brillante formado por 6 torones torcidos hacia la derecha de 19 a 24 hilos cada uno y un alma de fibra o cáñamo en su interior par mantener su lubricación.

En este trabajo los especialistas afirman que por debajo del cable riel se encontraba el cable guía con un espesor de 18 mm estando constituido del mismo material y características técnicas pero su función era de arrastre y no soporte pues estaba encargado de halar los carros a través de todo el recorrido para lo cual los carros contaban con un sistema de cloche accionado por “topes” en las estaciones de salida y llegada y mediante este aditamento se agarraba o soltaba de este cable guía, que estaba en movimiento dando vueltas en 2 catalinas ubicadas en los extremos del recorrido o sea una en el puerto de Santa Lucia y otra en la   estación   de embarque de Minas. este cable guía deslizaba por rondanas en cada una de las 72 torres, la catalina que genera el movimiento es la ubicada en Minas la cual se nutría de la fuerza rotacional que recibía de un sistema diferencial de ruedas dentadas accionadas por un motor eléctrico de 60 HP de potencia. La catalina ubicada en Santa Lucia funcionaba como volante libre. Este sistema de transporte de mineral permitía una frecuencia de envío entre 50 y 54 carros por hora pudiendo transportar alrededor de 22 toneladas en cada hora de trabajo, la velocidad promedio de los carros en el recorrido era de 142 mts por minutos y en este existían 3 puntos de control comunicados telefónicamente, uno en cada Terminal y otro intermedio que garantizaban la seguridad y eficiencia de la operación.

Desde que la Mina cerró a principios de los años 90 los mineros han visto como su funicular se ha ido perdiendo en el tiempo hasta quedar hoy solo restos de ella. Desgraciadamente, de esta obra, como de las seis de las siete maravillas de la antigüedad, solo queda de ella documentos, fotos y su recuerdo.

1 2 1577445567_c297a4f1df_m 4549223967_458d4e7a16 fo    ni foni image002

La Iglesia de Las Ovas (II parte) (FOTOS)

No hay como tentar a las personas a buscar en sus raíces, por estos días varios amigos  hemos hablado sobre historia local, específicamente sobre la construcción de la iglesia de Las Ovas y muchas de las personas ancianas de nuestro poblado han aportado el dato que recuerdan, el que le contaron o simplemente brindan una foto como testimonio. Aquí algunas de ellas, mas adelante publicaremos otras. Estas específicamente se las agradecemos  a Ester Lidia Blanco, hija de Catalino Blanco (ya fallecido)

1 3 4 5 6

La radio cubana esta de luto: murió Héctor Pérez Ramírez

En la vida, uno conoce personas que parecen haber nacido predestinados para enaltecer una profesión y Héctor Pérez Ramírez es uno de ellos.
Hoy se hablará mucho de él, pero prefiero recordar solo su visita a Radio Guamá   el pasado noviembre a propósito del Evento y Concurso de Jóvenes Radialistas La Vuelta Abajo 2014.
Llegó rodeado de juventud, con un ánimo y espíritu que lo hizo recordar muchas veces sus primeros años de vida, en la noche cuando se dejaba oficialmente inaugurado el evento se retiro hasta el final como para no ser protagonista, pero todo fue en vano, el anuncio de su nombre como invitado de honor arrancó en los asistentes el mas apasionado y sentido aplauso, su sencillez y humildad solo le permitía una leve sonrisa y un gesto constante con las manos que indicaba que ya era suficiente.
Al otro día dialogó con los radialistas jóvenes, reconoció estar muy emocionado por la oportunidad. Recordó sus inicios en la radio allá por 1957, habló del papel del narrador, de la importancia del director de programa dramatizados y de la necesaria dirección de actores, fueron casi tres horas que pasaron como si hubiera sido 10 minutos.
“El mayor premio que me ha dado la vida, que me ha dado Dios, es poder hacer radio”, así dijo esa mañana. Al final escuchó atentamente a los demás conferencistas, todos jóvenes radialistas a los cuales alagó y estimuló.
Casi listo para el viaje de regreso a La Habana le comentaba a Yusley Izquierdo y Ana Mary (sus anfitriones en Pinar del Río) que pocas veces se había sentido tan bien en su carrera radial y les aseguraba que si algún medio tenía garantizado su continuidad era la radio y lo afirmaba después de haber conocido e intercambiado con el relevo mas talentoso que había conocido.
Así era Héctor, un ser que inspiraba confianza y emanaba enseñanzas. Su obra legó para los oyentes cubanos una sensible huella en los espacios de Radio Progreso “La novela de las dos”, “Huellas”, “Así se forjó la Patria”, “La Gran Aventura de la Humanidad” y el espacio campesino “Fiesta Guajira”.

La Radio Cubana esta de luto, ha perdido un maestro. Descanse en Paz Héctor Pérez Ramírez

DSCF6888  CIMG6034

CIMG6033

En Las Ovas ¡Todos somos uno!

Por Frank González
Las Ovas (Pinar del Río, Cuba) puede ser para un extraño un pueblo de mala muerte, pero para los que nacimos allí, es un lugar mágico, un espacio que necesitamos llegar en un momento del día o del año.
Caminar por su calle continúa siendo bonito, porque a cada paso encuentras personas a quien saludar, con quien hablar, incluso con quien discutir de pelota o de gallos. Aún se mantienen familias tradicionales en el tiempo como los Vento, los Contreras, los Gallegos, los Sánchez entre otras, eso le brinda al visitante que lo descubre que allí, hay sentido de identidad, de tradición con su terruño.

Almacén de Sánchez , 1928
Su arquitectura y edificios han ido cambiando, en determinados lugares para bien, en otras para mal, es triste ver la Bodega “La Chiquita” en ruinas, o la Tienda Casa Sánchez envuelta en el abandono y el desorden al tener dos unidades de comercio tan distintas en su interior.
Sin embargo el atributo del añejo pueblo se conserva: esta vivo en su calle y caminos vecinales, en los ancianos que cuentan cada momento vivido, en las viejas estructuras que parecen relatar su existencia y si me piden citar algunas, digo la Casa de Macho Villar, hoy Casa de Cultura Benigno Redonet, el antiguo cuartel (Casa de Manolito Sánchez) o la vieja gasolinera hoy convertida en CUPET.
En Las Ovas, las personas pasan y solo va quedando el pueblo y sus historias, esas que siempre dejan semillas a su paso. No importa en que lugar de Cuba o del mundo vivas, si eres de Las Ovas, aquí te esperamos los que en ella vemos cada día el sol y la luna, los que cada día nos esforzamos por un pueblo y un futuro mejor, los que confiamos en la amistad y el amor de familia, los que decimos que aquí ¡todos somos uno!

050 DSCN1163 DSCN2139

INDISCIPLINA SOCIAL (I)

Por Frank González Gutiérrez

Por estos días esta muy de moda la palabra indisciplina social, mucho hablamos pero en realidad poco se hace, o al menos es esa mi percepción porque a cada paso sigue uno tropezando con ellas como verdolaga que se reproduce por miles.

Creo que tenemos que seguir incidiendo en la educación de valores en la escuela, en la comunidad. En la creación de una conducta social que nos identifique y dignifique. Por eso, me preocupa, que ante la vista de autoridades y de pobladores se siga considerando determinadas acciones incorrectas, como normales, y miren, nunca es tarde, porque rectificar a tiempo es muy útil.

Por ejemplo, una indisciplina social, al menos desde mi punto de vista, no es solo alterar el orden en la calle a través de una bronca; también lo es decir palabras obscenas delante de todos, no se han fijado en algunos cocheros que se saludan de una senda a la otra con grandes improperios. O que me dicen de los jóvenes que andan en la calle sin pulóver, o del chofer de auto estatal que se sale de la ruta normal para no llevar a nadie.

De seguro usted está pensando ahora, ¡si, también lo es botar la basura fuera del tanque o en el parque, los que juegan pelota en medio de la calle obstaculizando el tránsito, y los que no me dejan pasar por la acera por culpa de la maldita mesa de dominó!.

Como ve, son muchas las indisciplinas, pero de seguro ha notado que todos convivimos con ellas y nadie, absolutamente nadie decide ponerle el cascabel a este gato. Entonces ¿Dónde quedará el reclamo de la máxima dirección del país?, ¿Dónde podrá ir a parar nuestra tranquilidad ciudadana?

Los pinareños que construimos este modelo de sociedad para el futuro de nuestros hijos y nietos, debemos esforzarnos por dejárselos con disciplina, orden, eficiencia y control.

La batalla es de todos, comencemos ya, con ese que ahora golpea el teléfono público o el que escupe o bota el cigarro en la acera. Hay mucho por hacer. La conducta social nos tiene que identificar como personas honradas, disciplinadas, educadas y humanistas. Por lo menos así somos la mayoría de los que vivimos en Pinar del Río.

El día de la dignidad pinareña

Por Frank González Gutiérrez

Cada 26 de noviembre los pinareños celebramos el Día de la Dignidad Pinareña, pero, ¿Sabemos por qué?

Recordemos primero que iniciado el siglo XX en esta porción de tierra cubana (Pinar del Río), llamada por algunos “La cenicienta” proliferaban los políticos que durante sus campañas electorales prometían “Villas y castillas” al pueblo, pero una vez en los cargos gubernativos solo atinaban a robar los fondos públicos. También estaban aquellos llamados “cuneros”, es decir los que se postulaban para senadores y no eran de estas zonas, ellos muchas veces gestionaban presupuestos para determinadas obras donde el costo real no tenía nada que ver con el presupuesto asignado. Entonces, ¿A dónde iba a parar el dinero no empleado?, como es lógico a los bolsillos de estos farsantes.

Fue así como esta provincia comenzó a deteriorarse de manera creciente y los entornos habitables no garantizaban una calidad de vida mínima. Las condiciones higiénicos sanitarias mostraban índices alarmantes para todas las capas de la sociedad, imaginen solo, que si la clase alta y media vivían en circunstancias precarias de pulcritud, como sería para los pobres de entonces.

Fue así como comenzó a gestarse un movimiento de hombres dignos que decidieron buscar soluciones y en ese momento fueron liderados por el Doctor Tebelio Rodríguez de la Haya que propuso suplir la gestión oficial gobernante por un Comité Cívico que se encargaría de organizar acciones para sanear la ciudad, combatir las diferentes plagas que azotaban, sobre todo la de ratones y de igual manera controlar el tifus y otras epidemias, así como construir obras sociales para el bien del pueblo vueltabajero.

De esta manera se comenzó a ver el cambio cuando muchas calles quedaron asfaltadas, caminos vecinales fueron mejorados, la fumigación se hizo habitual y las aguas albañales fueron canalizadas para sacarlas de la ciudad.

De esta manera el 26 de noviembre de 1941 se creó el “Comité Todo por Pinar del Río”, un movimiento sin precedentes en Cuba que agrupó en su seno a personas de diferentes capas sociales, edades y sexo. Fue algo impresionante ver al pueblo fusionado por el bien de la comunidad, unido por el decoro, la vergüenza y el honor de todos. Su lema inicial fue “Dejemos de ser la Cenicienta” y casi de inmediato Rosa Delgado compuso el Himno de Pinar del Río, un canto que ayudó aún más a consolidar el movimiento popular.

Destacó además que esta movilización que no distinguía status social, razas, creencias o edad aparte de generar cambios en la infraestructura de la ciudad, también influyó de manera muy positiva en el desarrollo artístico, literario y musical de Vueltabajo. Es de esta época la frase “Pinar del Río, la hospitalaria de Cuba” y era muy habitual que se organizarán verbenas, guateques, o tertulias destinadas a recoger fondos para contribuir a financiar las grandes obras asumidas. A la postre cada 26 de noviembre se organizaban   desfiles donde la alegría, la entrega y el compromiso cívico estaban presentes en cada uno de los participantes y las iniciativas era ya un ejercicio habitual del imaginario popular.

El Comité Todo por Pinar del Río tuvo dentro de sus protagonistas principales a Efraín Martínez Andreu, Bernal Trinchería, Abel Prieto Morales , a Tebelio Rodríguez de la Haya y a Teófilo Raúl Reyes, pero sin dudas el más importante fue el pueblo, el cual demostró que en la unidad esta la base de las buenas acciones.

Al triunfar la Revolución, el estado asumió el mejoramiento de las condiciones de vida de la sociedad y los índices de calidad de vida se elevaron sin antecedentes en la historia. En 1985 a iniciativa de un grupo de intelectuales la fecha comenzó a ser celebrada y de esta manera el esfuerzo y entrega de aquellos hombres y mujeres no quedó en el olvido.

POLO MONTAÑÉS: El ADIOS

Tomado del libro en preparación “Memorias de un guajiro natural” del escritor Nelson Castillo

El 18 de Octubre del 2002 pasó por casa de su hermana Sixta y le dijo: “adiós, negra puta, me voy a demorar en venir por aquí porque tengo que hacer promoción“.

Al día siguiente fue a casa de su hermana Paula en el auto, pero no se bajó, ella le dijo: “ten cuidado con el carro, los animales sueltos en la vía“. Ese día él sonrió muchísimo, pero Paula empezó a llorar; enseguida le preguntó: “¿por qué tú lloras?” Ella no tuvo fuerza para responderle, una aureola de fatídicos pensamientos la embargaba.

Era prudente esperar un tiempo para saber cómo fueron los últimos días de su vida. A finales de octubre fueron veinte días para Francia para la promoción del CD Guitarra mía.

Durante la gira estuvieron en Italia, Francia, Holanda e Inglaterra, el éxito volvía a sorprenderlos.

El accidente

El grupo musical Los Bravos, estaba de visita en Cuba, lo habían invitado al hotel “Riviera” para que interpretara dos canciones en un encuentro informal. El día antes del accidente debía viajar hasta la provincia de Cienfuegos, pero había mal tiempo y desistió del viaje. Se veía un poco inquieto, andaba en su auto de un lado para otro. Ni en los últimos días de su vida dejó de ser un hombre amable. Él quería celebrarle los quince años a su vecina Gisela Hernández, pero no era su intención hacer la fiesta en el pueblo, sino en el Círculo Social José Luis Tasende en La Habana. Polo estaba como organizador de la actividad, al tanto de que no faltara el mínimo detalle. A las 6:30 p.m. expresa su deseo de marcharse, pero su esposa lo convence de que espere a que piquen el cake de la festejada.

En el viaje de regreso, cerca de la presa La Coronela, el auto en que viajaban el artista y sus familiares se impactó contra una rastra estacionada y oscura.

Desde horas tempranas de la mañana del 21 de noviembre todos los medios informativos difundían la noticia sobre el accidente automovilístico sufrido por Fernando Borrego en la autopista nacional.

Dicen los custodios del hospital militar “Carlos J. Findlay” que vieron llegar en muy mal estado al afamado Polo Montañés, en breve los periodistas estaban muy cerca del hospital esperando más información del accidente.

El hospital se convirtió en un hervidero de personas. Habían pasado cinco días y Polo continuaba en estado crítico, los partes médicos eran reservados, hasta el lunes 25 de noviembre la presión arterial se mantenía estable, había que esperar que el tiempo dijera la última palabra.

El día 23 de noviembre el reconocido cantautor Danny Rivera, quien se encontraba de visita en la Habana, llegó al hospital donde se reunió con toda la familia para expresarle su sentimiento por lo acontecido, transmitiendo además un mensaje de Gilberto Santa Rosa. Danny Rivera hizo allí una plegaria por la vida de Polo.

En los últimos momentos la familia pidió a las autoridades del hospital que limitaran las visitas; el público protestaba porque no se le dejaban entrar a ver a su cantante.

El Guajiro natural se mantenía en los primeros lugares del hit-parade nacional. En Colombia le habían entregado la condición de artista del año 2002 e hijo ilustre de la ciudad de Cartagena, y sus temas seguían en la preferencia de millones de personas que lo habían convertido en su ídolo.

La noticia de su fallecimiento en la noche del 26 de noviembre de 2002 estremeció al mundo; todos los medios de prensa nacional e internacional radicados en Cuba partieron hacia las terrazas para dar cobertura informativa a las honras fúnebres.

A las 4.00 pm el luctuoso vehículo, acompañado por una interminable caravana de autos, interrumpió el tráfico, una manifestación de duelo popular abarrotaba el parque de la ciudad de Candelaria donde la estrechez de sus calles no permite el acceso de los autos al camposanto. Casi oscureciendo comenzó la ceremonia, con el Himno Nacional y las palabras del Director de Cultura, que pidió un aplauso como último adiós mientras se escuchaba la grabación de “un montón de estrellas”.

GENTE DE MI PUEBLO: LICOURT

Sentado en el banco, a un costado de la Panadería de las Ovas (Pinar del Río, Cuba) me encuentro a Licourt, solo atina a reírse y a pedirme las “gafas que (yo) le prometí” el día de la “Fiesta de los que llegaron en el barco de hierro”, no se de que me habla pero no me queda otra opción que “perder” los espejuelos que me protegían del sol frente a la mirada asombrada de Ena (mi esposa). Vuelve a reír y me da la mano en un gesto de agradecimiento. Tiene el pelo o mejor dicho la pasa sucia y grasienta, su ropa esta vez no esta rota, aunque el calor lo obliga a usarla “a su manera”, de las zapatillas mejor ni hablar, de seguro las encontró en un basurero o en cualquier cuneta, en el mismo lugar donde recogió el bolso y algunas piezas como una gorra, short y una camisa de manga larga que lleva ahora consigo. Licourt no siempre es así, a veces cuando entra “en crisis” se pone violento y ha llegado a golpear a algunas personas sin razón alguna, por eso quizás anda siempre con esa “soledad a cuesta” que lo acompaña las 24 horas del día. Muchas veces lo han internado pero solo es cuestión de tiempo para que escape y vuelva a Las Ovas, el mismo pueblo donde comenzó su trauma, dicen (es la opinión mas generalizada) que se “fugó” de la secundaria con otro muchacho a bañarse en la presa y este se ahogo sin él poder hacer nada, pues no sabía nadar. Aquel día su mente comenzó a nublarse y del estudiante aplicado e inteligente fue a parar al deambulante que es hoy que camina sin razón exacta de vivir. Como a muchos, no le gusta bañarse y cuando lo hace va a hasta el río, a veces con temperaturas frías, pero es increíble, ni “catarro” parece caerle a este hombre que también gusta de practicar una especie de “Kung Fu” ligado con boxeo que parece haberle gustado en su infancia. A pesar de estar necesitado no acepta comida de cualquiera, si tiene una rutina diaria ya que Yamil el panadero (antiguo compañero suyo de escuela) le brinda cada día dos o tres panes con lo que se pueda, el almuerzo se lo facilitan en la Cafetería, en un comedor para asistencia social y come en casa de Yadira. No es muy conversador pero cuando lo hace suele ser agradable, carismático y divertido por las “historias que cuenta” donde va engarzando ideas que no tienen que ver unas con otras……… Finalmente Licourt se acomoda las gafas “suyas” e “intenta” arreglar sus cosas para “exigirme” que le tome una foto, después del flash me dijo que quería mirar en la pantalla, se contempla, sonríe y me dice que se la guarde. Vino a verla también, Alfredo, Humbertico, Gilbe y otro panadero que no recuerdo su nombre, todos bromeamos y cuando giramos para verlo iba caminando muy erguido rumbo a la Iglesia como todo un caballero andante.
PD: Al otro día lo encontré en el parque y le entregue impresas las fotos que acompañan este trabajo, volvió a sonreír y me prometió ponerlas en un cuadro sobre el televisor de su casa. Mirtha y Modesta llegaron para alagarlo y pasado unos minutos se alejo de nuevo con su soledad a cuestas, en su mano derecha llevaba las fotos como regalo de navidad

21 11 licourt d 21 11 Licourt 2

¿Qué imagen estamos dando al mundo?

La serie 57 del beisbol cubano, comienza mañana 6 de agosto de 2017, todos estamos esperando en cada estadio el mayor espectáculo de este país, el de mayor convocatoria, los juegos de pelota, pero aclaro, no  el de las broncas.

Mi mayor reflexión hoy, esta basado en el respeto a los árbitros, esos, que son designados para impartir justicia, y aunque en ocasiones se equivoquen,  como  seres humanos al fin, merecen nuestro mayor reconocimiento.

Ya es moda en nuestro clásico que las decisiones tomadas por quienes visten de negro,  sean cuestionadas hasta la violencia, lo peor, es que muchas veces no son los peloteros, sino la propia dirección del equipo. ¿Se imaginan? ¿El ejemplo, la moral?

El último juego  del equipo cubano en la liga canadiense dejó  muchas claves  que de no ser atendidas generarán lamentables consecuencias, solo destaco que los implicados en las evidentes violaciones están ahí,  en sus puestos y rodeados de una  “mágica manta impermeable que los endiosa para la eternidad”.

En lo personal, recuerdo a Pedro Luis Lazo pidiendo disculpa  pública en los medios de comunicación por una acción ridícula, si la comparamos con las sucedidas después. La serie 57 debe ser un evento de entrega, profesionalidad, disciplina y “mano dura” con los “alterados” que gustan de verse en Youtube lamentablemente.

A los árbitros le pedimos mas eficiencia en su gestión y a los peloteros, técnicos y directivos le “rogamos” mirarse en el espejo de Casanova, Marqueti, Linares, Vinent, Jova, Carrero, Pacheco, Jorge Fuentes, Pineda, Anglada, y de ciento de atletas más.  Cualquiera puede tener un mal día, pero siempre es bueno pensar ¿Qué imagen estamos dando al mundo?

45

13

Cosas que un Community Manager debe saber

Por Karen De La Hoz, Colombia

Siempre se referirán a ti como el Community Manager, por alguna razón que desconozco nadie se plantea la posibilidad de que detrás del manejo de redes sociales de un medio haya una mujer.

Cuando cometas un error recibirás  críticas y descalificativos, pero debes saber que los mismos usuarios que ponen en duda tu coeficiente intelectual pueden, a tuit seguido, exaltar la marca que gestionas, siempre que reconozcas el error, lo corrijas rápidamente des las gracias a quienes te ayudaron a notarlo.

Tienes derecho a dormir, salir a almorzar o tomar unas vacaciones, pero no esperes benevolencia si ocurre un hecho de última hora y ni tú ni nadie de tu equipo están ahí para informarlo en redes sociales. Que ¿cómo lo sé? Lo he comprobado en mi trabajo diario al frente de la estrategia de Redes Sociales de El Espectador, uno de los medios más influyentes de Colombia.

Los usuarios también me han enseñado que la fidelidad está sobrevalorada. Ellos siguen los contenidos relevantes y no a los medios que los producen y, algo más, no  están dispuestos a esperar.

En redes sociales, ‘veraz y oportunamente’ forman un matrimonio perfecto y las audiencias consumirán  información donde encuentren ambas cosas. Por lo tanto, debes procurar que tus canales sociales sean la primera y mejor alternativa para el público. Algunas veces otros lo harán mejor que tú, cuando eso pase te recomiendo aprender tanto de sus aciertos como de tus errores.

Además de estudiar experiencias, el proceso de aprendizaje en el que estarás inmerso como Community Manager incluye devorar tutoriales, conocer las funcionalidades de las redes sociales que utilizas y probar nuevas  herramientas. La mala noticia es que cuando te aprendas todas las respuestas te cambiarán todas las preguntas. Las herramientas sociales evolucionan todos los días y usarlas efectivamente requiere aprender constantemente sobre ellas.

Excel, Numbers o cualquier equivalente también deben convertirse en grandes aliados. Eso de que nos dedicamos a las letras porque no pudimos con los números no es tan cierto. Con seguridad deberás presentar informes sobre tu gestión y nada mejor para lograrlo que una hoja de cálculo. Organizar tus datos en celdas y columnas te ayudará a encontrar patrones sobre hábitos de consumo de información, crecimientos, frecuencia de actualizaciones y te permitirá seguirle la pista a la competencia.  Números y más números. Al final del día, y después de todo el esfuerzo, la gestión se resume en si somos efectivos y en qué tantos lectores, seguidores o fans hemos logrado. Para representarlo usamos barras, líneas o un pastel de participación. Pero no pierdas la perspectiva, aquí como en la vida lo importante no es el número de besos sino el amor con el que te los dan.

No todo son herramientas, tu habilidad más importante será encontrar formas creativas para conectarte con tu audiencia. En El Espectador pensamos todos los días en cómo lograrlo. En respuesta creamos nuestra primera aplicación en Facebook para que nuestros fans puedan consumir información de acuerdo con recomendaciones de sus amigos y sin salir de la red social. También pusimos a disposición del público un widget con nuestra información sobre el Proceso de Paz en Colombia. Este ha tenido gran acogida entre los blogueros que nos leen.

A través de Twitter, y usando diferentes hashtags, encontramos la forma de recibir denuncias ciudadanas y asignarlas a los periodistas para que las conviertan en temas de la agenda informativa de El Espectador  (#TwitterDenuncia).

Importante

“Los usuarios también me han enseñado que la fidelidad está

sobrevalorada. Ellos siguen los contenidos relevantes y no a los

medios que los producen y, algo más, no están dispuestos a esperar”

Invitamos a los lectores a hacer preguntas a nuestro director sobre cómo trabaja la redacción (#RedacciónAlDesnudo). Impulsamos la lectura y acompañamos a los seguidores noctámbulos recomendando buen contenido para las noches de insomnio (#MesaDeNoche y  #LosQueLeemosDeMadrugada). Recibimos alertas y regaños cuando cometemos errores en nuestras publicaciones (#JalónDeOrejas). También involucramos a nuestros lectores en el extranjero a través de convocatorias para recibir fotografías sobre temas específicos (#FotosDelMundo).

Hay algo más que todos los gestores de comunidades debemos asumir con humildad: los usuarios saben más que nosotros. Es matemática simple. Un equipo de redes sociales en el mejor de los casos tiene 6 personas, que deben gestionar páginas de Facebook de más de 50 mil fans y perfiles en Twitter de más de 500 mil seguidores. Con seguridad hay gente especializada en cada tema que debemos abordar. Es conocimiento colectivo y muchas veces especializado contra ti y tu equipo, por un lado, y Google, por otro. Esta clara desventaja debe llevarnos a encender todas las alarmas para evitar errores. La fórmula es simple: hay que preguntar y confirmar antes de escribir.

No está de más, y a mi juicio debería ser un imperativo, ampliar nuestra cultura general. En la gestión de cuentas de medios, y sobre todo cuando se debe reaccionar a noticias de última hora, marca la diferencia tener el mundo en la cabeza. Hay que saber de cine, música, literatura, historia, derecho, costumbres, tradiciones, geografía y, por supuesto, de deportes.

Hay una habilidad más que debes desarrollar: la de envolver regalos. Puede sonar gracioso, pero a mí me ha costado. Una vez superada la planeación y ejecución de un concurso hay que premiar a los ganadores y eso, muchas veces, implica envolver el premio.

Si tú tampoco superaste las clases de manualidades y eres de los que prefieres dar un regalo en una caja armable en vez de envolverlo, bienvenido a mi mundo. Ni les cuento lo que pasa si lo que hay que empacar es un balón de fútbol.

También hay que googlear cómo marcar sobres, una práctica extinta para los de la generación del correo electrónico. Por último, no hay que olvidar que el trabajo de redes requiere vocación de servicio y mucha paciencia. Hay que ser genuinos, escuchar a la audiencia, ofrecer contenido de valor y hacer curaduría de la información disponible en internet. Agregaría a este coctel una sobredosis de pasión y mucha responsabilidad. Nuestro centro son los usuarios y no las marcas. Con sus contribuciones y nuestros conocimientos es posible hacer un mejor periodismo.

 

Karen De La Hoz Rodríguez, Máster en Periodismo Multimedia y profesional en Relaciones Internacionales. Encargada de Comunidad y redes sociales en El Espectador. Antigua editora de elheraldo.co. Bloguera de Noches de media. En Twitter: @kpdelahoz.

 

tareas-community-manager

Queremos expresar nuestro agradecimiento

Expo Cuba se convierte cada año en una escuela, en una especie de entrenamiento donde nos hacemos de habilidades y trucos necesarios para  nuestro trabajo diario.

“Llegar a esta instancia es el resultado de un trabajo colectivo. Todo lo que tenga que ver con la radio implica siempre un esfuerzo de muchas personas, con la que nos fuimos encontrando, en el alma, en el compromiso, en los intercambios, en los deseos y en realizaciones  radiofónicas. Toda esta gente, en gran medida, es autora de estas páginas. Por eso queremos expresar nuestro agradecimiento”

Judit Gerbaldo,  Manual de Radio Feroz

 

IMG_7649
Junto al  Héroe cubano Antonio Guerrero
IMG_7912
Pedro Abreu, Director General de ExpoCuba
IMG_8018
Escritores vueltabajeros Rodolfo Duarte y Luis Figueroa
IMG_8056
Gladys Martínez Verdecia, 1ra Secretaria del PCC en Vueltabajo
IMG_8067
Junto al Comandante Julio Camacho
IMG_8084
Ernesto Barreto Castillo, Presidente de la Asamblea Provincial en Pinar del Río
IMG_8104
Junto al Comandante Julio Camacho y a Pedro Abreu, Director General de ExpoCuba

La radio que necesitamos construir.

Por estos días varios directivos  del ICRT llaman a buscar una radio más participativa y algunos piensan en el formato  que prevé el manual de calidad de la radio cubana que solo concibe un tipo de programa.  El camino no es por ahí, lo que se busca es mayor protagonismo en  quienes nos escuchan y un amplio debate  público sobre temas de interés de nuestra sociedad.

Considero que lo primero que debemos hacer es convencernos que hay que romper esquemas, prototipos de programas arcaicos de los cuales no queremos o no sabemos salir de ellos, el asunto es , sin duda alguna,  traer a la audiencia de manera creativa a nuestras emisiones, usando las más disimiles formas de inserción.

La radio actual necesita facilitar espacios a sus audiencias para que opinen, ya sea para coincidir o discrepar  y en este intenso diálogo enriquecer el tema tratado. Entendamos de una vez y por toda,  que cuando  abordamos un tema y solo emitimos nuestras consideraciones y conclusiones, ejercemos el poder y  negamos el derecho a  opinar que tiene cualquier ciudadano en este país. Los tiempos van cambiando y hoy hasta el accionar popular,  se genera en gran parte, desde los medios de comunicación.

“Pinar con vida” de radio Guamá que por estos días facilita el intercambio continuo entre  directivos de la sociedad y su   pueblo se convierte en una señal positiva a la cual debemos prestar atención. Su experiencia,  no es el único camino,  poner a debate popular los temas que a diario  nos rodean nos hará acercarnos  a los verdaderos intereses populares y alejarnos de las banalidades y superficialidades que a veces nos sirven de tema central en un programa.

Reflexionemos, en nuestras manos esta la posibilidad real de que  el público no solo opine  y se escuche, sino que  traduzca este aprendizaje en acciones positivas en su accionar en la comunidad.  Por favor, busquemos nuevas formas de hacer una radio participativa, juntos podemos construirla.

¡¡Felicidades hermanos!!

Nada como trabajar en equipo,  y hacerlo en Expo-Cuba con un colectivo  soñado es no aspirar a mucho más.  Fueron 5 días de transmisiones muy tensas, de largas jornadas de preparación y a pesar de prever un guión,  este se movía contantemente por las dinámicas que aparecían.

En lo personal  quedé muy satisfecho, pues,  en las labores diarias de preparación de cada emisión,  tuvimos puntos comunes,  divergentes, de escepticismo, pero al final primaba la colaboración eficaz y el talento de cada uno en el equipo, los cuales materializaban  el sentido de pertenencia de cada uno por la radio que hacemos y defendemos.

A quienes confiaron en nosotros nuevamente, solo espero,  que en próximas ediciones de la expo feria “De Pinar te traigo” en “Expo-Cuba”,  pueda contar  con este  colectivo de programa, el cual trabaja con profesionalidad, excelencia, responsabilidad y sobre todo, en equipo. ¡¡Felicidades hermanos!!

Me caí del mundo y no sé por dónde se entra

Eduardo Galeano

Lo que me pasa es que no consigo andar por el mundo tirando cosas y cambiándolas por el modelo siguiente sólo porque a alguien se le ocurre agregarle una función o achicarlo un poco. No hace tanto, con mi mujer, lavábamos los pañales de los críos, los colgábamos en la cuerda junto a otra ropita, los planchábamos, los doblábamos y los preparábamos para que los volvieran a ensuciar. Y ellos, nuestros nenes, apenas crecieron y tuvieron sus propios hijos se encargaron de tirar todo por la borda, incluyendo los pañales. ¡Se entregaron inescrupulosamente a los desechables!

Si, ya lo sé. A nuestra generación siempre le costó botar. ¡Ni los desechos nos resultaron muy desechables! Y así anduvimos por las calles guardando los mocos en el pañuelo de tela del bolsillo. Yo no digo que eso era mejor. Lo que digo es que en algún momento me distraje, me caí del mundo y ahora no sé por dónde se entra. Lo más probable es que lo de ahora esté bien, eso no lo discuto. Lo que pasa es que no consigo cambiar el equipo de música una vez por año, el celular cada tres meses o el monitor de la computadora todas las navidades.

Es que vengo de un tiempo en el que las cosas se compraban para toda la vida. Es más ¡Se compraban para la vida de los que venían después! La gente heredaba relojes de pared, juegos de copas, vajillas y hasta palanganas.

El otro día leí que se produjo más basura en los últimos 40 años que en toda la historia de la humanidad. Tiramos absolutamente todo. Ya no hay zapatero que remiende un zapatero, ni colchonero que sacuda un colchón y lo deje como nuevo, ni afiladores por la calle para los cuchillos. De “por ahí” vengo yo, de cuando todo eso existía y nada se tiraba. Y no es que haya sido mejor, es que no es fácil para un pobre tipo al que lo educaron con el “guarde y guarde que alguna vez puede servir para algo”, pasarse al “compre y bote que ya se viene el modelo nuevo”. Hay que cambiar el auto cada tres años porque si no, eres un arruinado. Aunque el coche esté en buen estado. ¡Y hay que vivir endeudado eternamente para pagar el nuevo! Pero por Dios.

Mi cabeza no resiste tanto. Ahora mis parientes y los hijos de mis amigos no sólo cambian de celular una vez por semana, sino que, además, cambian el número, la dirección electrónica y hasta la dirección real. Y a mí me prepararon para vivir con el mismo número, la misma mujer, la misma casa y el mismo nombre. Me educaron para guardar todo. Lo que servía y lo que no. Porque algún día las cosas podían volver a servir.

Si, ya lo sé, tuvimos un gran problema: nunca nos explicaron qué cosas nos podían servir y qué cosas no. Y en el afán de guardar (porque éramos de hacer caso a las tradiciones) guardamos hasta el ombligo de nuestro primer hijo, el diente del segundo, las carpetas del jardín de infantes, el primer cabello que le cortaron en la peluquería… ¿Cómo quieren que entienda a esa gente que se desprende de su celular a los pocos meses de comprarlo? ¿Será que cuando las cosas se consiguen fácilmente, no se valoran y se vuelven desechables con la misma facilidad con la que se consiguieron?

En casa teníamos un mueble con cuatro cajones. El primer cajón era para los manteles y los trapos de cocina, el segundo para los cubiertos y el tercero y el cuarto para todo lo que no fuera mantel ni cubierto. Y guardábamos…  ¡¡Guardábamos hasta las tapas de los refrescos!! Los corchos de las botellas, las llavecitas que traían las latas de sardinas.  ¡Y las pilas! Las pilas pasaban del congelador al techo de la casa. Porque no sabíamos bien si había que darles calor o frío para que vivieran un poco más. No nos resignábamos a que se terminara su vida útil en un par de usos.

Las cosas no eran desechables. Eran guardables. ¡Los diarios! Servían para todo: para hacer plantillas para las botas de goma, para poner en el piso los días de lluvia, para limpiar vidrios, para envolver. ¡Las veces que nos enterábamos de algún resultado leyendo el diario pegado al trozo de carne o desenvolviendo los huevos que meticulosamente había envuelto en un periódico el tendero del barrio! Y guardábamos el papel plateado de los chocolates y de los cigarros para hacer adornos de navidad y las páginas de los calendarios para hacer cuadros y los goteros de las medicinas por si algún medicamento no traía el cuentagotas y los fósforos usados porque podíamos reutilizarlos estando encendida otra vela, y las cajas de zapatos que se convirtieron en los primeros álbumes de fotos y los mazos de naipes se reutilizaban aunque faltara alguna, con la inscripción a mano en una sota de espada que decía “éste es un 4 de bastos”.

Los cajones guardaban pedazos izquierdos de pinzas de ropa y el ganchito de metal. Con el tiempo, aparecía algún pedazo derecho que esperaba a su otra mitad para convertirse otra vez en una pinza completa. Nos costaba mucho declarar la muerte de nuestros objetos. Y hoy, sin embargo, deciden “matarlos” apenas aparentan dejar de servir.

Y cuando nos vendieron helados en copitas cuya tapa se convertía en base las pusimos a vivir en el estante de los vasos y de las copas. Las latas de duraznos se volvieron macetas, portalápices y hasta teléfonos. Las primeras botellas de plástico se transformaron en adornos de dudosa belleza y los corchos esperaban pacientemente en un cajón hasta encontrarse con una botella.

Y me muerdo para no hacer un paralelo entre los valores que se desechan y los que preservábamos. Me muero por decir que hoy no sólo los electrodomésticos son desechables; que también el matrimonio y hasta la amistad son descartables. Pero no cometeré la imprudencia de comparar objetos con personas.

Me muerdo para no hablar de la identidad que se va perdiendo, de la memoria colectiva que se va tirando, del pasado efímero. De la moral que se desecha si de ganar dinero se trata. No lo voy a hacer. No voy a mezclar los temas, no voy a decir que a lo perenne lo han vuelto caduco y a lo caduco lo hicieron perenne.

No voy a decir que a los ancianos se les declara la muerte en cuanto confunden el nombre de dos de sus nietos, que los cónyuges se cambian por modelos más nuevos en cuanto a uno de ellos se le cae la barriga, o le sale alguna arruga.  Esto sólo es una crónica que habla de pañales y de celulares. De lo contrario, si mezcláramos las cosas, tendría que plantearme seriamente entregar a mi señora como parte de pago de otra con menos kilómetros y alguna función nueva. Pero yo soy lento para transitar este mundo de la reposición y corro el riesgo de que ella me gane de mano y sea yo el entregado.

 

Quijote de la palabra

Miguel Ángel Montero Rivero, CMHW

Don Quijote se despierta y toma un poco de café antes de irse a la calle, sin escudero y un rocín flaco que lo acerque a donde va. La hierba está bien cara y aunque lo ha pensado, y le resolvería los problemas del transporte, los vecinos de los bajos no le permitirían tener un caballo en la azotea.

Nuestro amigo es periodista, tiene cinco décadas, una grabadora a veces majadera y miles de entrevistas por saldar. Opina por aquí y cuestiona por allá. Donde quiera se mete y todo le interesa. No está loco, solo la emprende contra aquellos molinos de viento que muchas veces no quieren trabajar.

A pesar de los pesares y aunque Sancho se ha marchado a un lugar de cuyo nombre él no quiere acordarse, Don Quijote anda dichoso por la vida.

Ayer se le vio en plena siembre de la caña, hoy en un juego de pelota y mañana hablará de una Dulcinea federada que le encharcó el corazón en la cola del pan. A veces parece quieto cuando pasa cinco horas reunido, pero si bien su cuerpo descansa, piensa rabioso en los molinos y lo hace con la misma furia que se enfrenta empapado a los ciclones cuando algunas veces nos quieren molestar.

Este Quijote reportero quisiera dar siempre las mejores noticias, decir por ejemplo que terminó el odio de los ricos, porque ya no hay ricos y todos tiene lo mismo: lo imprescindible.  Informar que nadie en el mundo se muere de hambre, que los terroristas se aburrieron de matar, o cosas más cercanas y aparentemente sencillas como que se acabó el bache de la esquina o que este fin de semana en el campo y la ciudad llovió café.

Pero la vida es más compleja y nuestro amigo periodista tiene que hablar de lo malo  para cambiar lo que debe ser cambiado y a lo feo ponerle un poco de amor para ver si la tristeza va cambiando de color. No le molesta su trabajo; al contrario, agradece todos los días que lo escuches o lo leas, porque no es muy dado a salir en cámaras, cuando el que mejor se ve eres tú con tus rutinas, dificultades y sueños.

A pesar de los ineficientes molinos, de las carencias,  los ciclones, las reuniones y sus años que ya pesan nunca se cansa de serte fiel ese Quijote de la palabra, soñador frenético y revolucionario incansable que es el periodista cubano.

Carta abierta a Alberto Luberta

Por: Guille Vilar

Hermano mío: Me acabo de enterar de tu partida por la Emisión Estelar del NTV y ya estoy frente a la máquina para tratar de escribirte algo de lo mucho que se te quiere.

Y eso tú lo sabes.  Hace tan solo unos meses, ya se había publicado una crónica para el Portal de la Radio por la fiesta que te organizó el ICRT con motivo de tu cumpleaños.

Recuerdo de esta emotiva celebración, el detalle de que nada de lo que pasó allí, en la misma cuadra donde vives con tu querida Caridad, compañera de tantos años- nada fue por puro compromiso.

En la atmósfera de aquella inolvidable noche, se sentía que tanto la orquesta Aragón como el elenco de Alegrías de Sobremesa, el humorista y los animadores junto a tu familia y vecinos, no sabíamos qué otra cosa podíamos hacer, qué más darte para verte feliz de recoger toda esa gran cosecha de amor que has sembrado de alegría para nuestro pueblo durante más de 55 años.

Sin embargo, detrás de toda esa chispeante dosis de humor costumbrista, ese que nos entregaste por las ondas de Radio Progreso en tantos años, está la mano de un escritor de talla profesional.

Eres el testimonio más fehaciente de lo que significa ser un verdadero maestro: de esos que entre los tantos legados que dejas en lo más profundo del alma de cada uno de tus compañeros, está la responsabilidad que hasta para hacer reír al cubano, hay que tomarse muy en serio la profesión de escritor humorista.

No por gusto, aunque ya formes parte de las legendarias personalidades que con su arte enriquecen nuestra memoria, siempre te hemos visto como un mito. Pero obviamente, con la diferencia de quienes pretenden serlo, pero no pueden porque son de atrezzo.

El pueblo siempre te ha identificado como uno de los suyos, como uno de esos grandes artistas que de tu talento e imaginación, muchos momentos del buen humor salieron de tu pluma para hacernos reír ampliamente. Así que ni te imagines que te hayas ido, pues estás por siempre en el corazón de quienes te queremos, es decir en el corazón del pueblo de Cuba.

Un fuerte abrazo,

Guille Vilar (*)

(*) Guillermo José Vilar Álvarez. Más conocido como el Guille Vilar. Destacado periodista, promotor cultural, guionista, crítico musical y director de importantes programas musicales de la radio y la televisión cubana. Su labor profesional ha estado encaminada a la difusión y análisis crítico de la música nacional y extranjera en la prensa plana, la radio y la televisión. Ha recibido, entre otros honores, la Distinción Por la Cultura Nacional en 1994, el Micrófono de la Radio en el 2000, el Premio Espiral Eterna 2011 de la Oficina Leo Brouwer, el Premio Cubadisco 2012 y el Premio de Periodismo Cultural José Antonio Fernández de Castro 2014.[1] Actualmente es Director Artístico del Centro Cultural Submarino Amarillo.

Alberto Luberta, el padre de los radialistas cubanos

Nadie puede creerlo, el carácter jovial, la picardía y la risa de Alberto Luberta Noy, ya no esta físicamente con nosotros, pero su talento, su profesionalidad y su obra  servirá para inspirarnos cada día en este maravilloso mundo de la radio.  Creo que fueron pocas las emisoras  de Cuba que no lo vieron  entrar y compartir con cada artista, a todos, un consejo, una sugerencia, un criterio desde la más humilde posición, como si él no fuera un rascacielos en materia de excelencia radial.

Pinar del Río  fue quizás la última provincia  que visitó,  aquí  compartió  con jóvenes radialistas del país en el evento de radio joven La Vuelta Abajo, a todos escuchó, con todos intercambió y  fue tan grande, que al final manifestó que había aprendido mucho ese día. Junto a su inseparable Caridad Martínez  recibió el Sello 85 años de la Radio Pinareña y se mostro en lo adelante muy regocijado.

En lo personal quedaron dos proyectos inconclusos: un programa sobre Pototo y Filomeno y  una idea que cierta vez propuso para el teatro, “Pinar se Ríe”, pero que ahora  quería concebir en  la radio vueltabajera. No sé cuando será, pero  en honor a su memoria un día, muy pronto, tienen que salir al aire.

Hoy, la radio cubana esta de luto,  pero a Luberta no debemos recordarlo con lamento, él,  nos hizo reír tanto que no nos permitiría lagrimas  en este instante.  Llorémoslo, pero el pésame no solo es a Caridad,  Albertico, Aldo o cualquier familiar, es a todos, porque Alberto Luberta Noy  es el padre de los radialistas cubanos.

Fotos personales tomadas en la sede de la UNEAC en Pinar del Río, noviembre del 2015

 

De radio, por supuesto